Family Consulting

Preguntas frecuentes

Preguntas frecuentes sobre el proceso de divorcio

  • ¿Qué es la custodia compartida?

La custodia compartida es la situación legal mediante la cual, en caso de separación matrimonial o divorcio, ambos progenitores ejercen la custodia legal de sus hijos menores de edad, en igualdad de condiciones y de derechos sobre los mismos. No se debe confundir la custodia legal con la patria potestad. En el caso de custodia no compartida, y salvo casos excepcionales, los progenitores siguen teniendo los dos la patria potestad sobre los hijos.

  • Concepto de pensión compensatoria y causas de extinción

La pensión compensatoria es un derecho personal del cónyuge que, ante una crisis matrimonial, se encuentra en unas circunstancias que le han provocado un desequilibrio económico.

La pensión compensatoria se extingue por las causas siguientes:

1. Por mejora de la situación económica del cónyuge beneficiario del uso o por empeoramiento de la situación económica del otro cónyuge, si eso lo justifica.
2. Por matrimonio o por convivencia marital del cónyuge beneficiario del uso con otra persona.
3. Por el fallecimiento del cónyuge beneficiario del uso.
4. Por el vencimiento del plazo por el que se estableció o, en su caso, de su prórroga.

  • ¿Qué se entiende por gastos extraordinarios?

El concepto de gasto extraordinario, por su propia naturaleza, es indeterminado, inespecífico y su cuantía es ilíquida, necesitando predeterminación y objetivación en cada momento y caso; lo que presupone que los padres actúen sobre una base de transparencia y de consentimiento mutuo.

Por lo tanto, para ser calificados de gastos extraordinarios , éstos deben ser:

1º.- Necesarios.- Que han de cubrirse económicamente de modo ineludible, atendiendo al cuidado, desarrollo y formación, de su hijo/a , por tanto quedan fuera los gastos superfluos o secundarios, de lo que puede prescindirse, sin menoscabo para su hijo/a.
2º.- Ser imprevisibles y sin periodicidad prefijada. Es decir son gastos que responden a situaciones de difícil o imposible previsión.
3º.- Ser acordes y asumibles por la persona obligada al pago
4º.- No estar cubiertos por la pensión de alimentos siendo gastos ordinarios.

  • ¿Se puede modificar el régimen de visitas establecido en un sentencia de divorcio?

Sí, a través de un nuevo procedimiento judicial de modificación de medidas.

Los requisitos para la modificación de medidas en derecho de familia que se vienen exigiendo son:

1.-  Que haya tenido lugar un cambio en el conjunto de circunstancias consideradas al tiempo de adoptarse las medidas.  Es decir, que desde que se adoptaron las medidas al momento en el que se solicita la modificación se haya producido un cambio de circunstancias.
2.-  Que el cambio de circunstancias sea sustancial, importante o fundamental
3.-  Que la alteración o variación, afecte a las circunstancias que fueron tenidas en cuenta por las partes o el Juez en la adopción de las medidas e influyeron como un presupuesto de su determinación.
4.-  Que la alteración de las circunstancias evidencie signos de permanencia de modo que permita distinguirla de un cambio meramente coyuntural o transitorio de las circunstancias tenidas en cuenta en la adopción de las medidas.

  • En los procedimientos de Divorcio ¿es adecuado establecer la pernocta de niños muy pequeños con su padre?

La respuesta adecuada parte de una premisa básica, que es la de que “debe primar el interés del menor”. Hay que distinguir si las pernoctas se inician desde el primer momento del divorcio, o si se inician una vez transcurrido un tiempo largo sin pernoctas desde la ruptura de la pareja hasta el establecimiento del régimen de visitas. En niños muy pequeños, si ambos progenitores estaban presentes a diario en el cuidado del menor, si estaban perfectamente familiarizados con las atenciones de sus hijos y si estas se realizaban de forma continua (cambio de pañales, alimentación, baño, hábitos de sueño, paseos…), se pueden establecer pernoctas desde el principio teniendo especial cuidado en mantener los mismos horarios y rutinas.

En menores con edades preescolares y en supuestos que no hubiese pernoctas anteriores o el progenitor no custodio no estaba presente de forma habitual en el momento de las cuestiones básicas del menor (acostarlo, despertarlo, alimentarlo…) antes de la separación, es conveniente que éstas se establezcan de una forma progresiva. En estos casos es preferible que se vayan iniciando en periodos cortos como fines de semana y no en vacaciones más amplias para así proporcionar al niño una adaptación de forma gradual.

A rasgos generales podemos decir que si estamos ante un proceso de divorcio de mutuo acuerdo consensuado en un Convenio regulador y se aprecia el interés del menor, se respetarán los acuerdos de los progenitores respecto a la pernocta del niño. Pero cuando los procedimientos de divorcio tienen carácter contencioso por falta de acuerdo entre las partes, hay que advertir que las posturas jurídicas sobre este punto suelen ser radicalmente contrapuestas y será muy importante argumentar jurisprudencialmente la postura que se trata de hacer valer, por ello hay que estudiar cada situación de forma individualizada para conseguir que se establezca el régimen de pernocta más adecuado para los menores en cada caso.

  • ¿Cómo podemos evitar las consecuencias del impago de la pensión de alimentos?

En aquellos supuestos en los que la persona obligada a prestar alimentos a sus hijos haya visto reducidos sus ingresos debido a una situación demostrable de rebaja en el sueldo o situación de desempleo, deberá interponer una demanda de modificación de medidas ante el Juzgado de Familia que sea competente. La cuestión clave es demostrar que ha habido una modificación sustancial entre las circunstancias económicas que fueron tenidas en cuenta a la hora de fijar la pensión de alimentos y las circunstancias económicas  en las que se encuentra actualmente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *